domingo, 3 de mayo de 2009

UN DÍA SERÉ VERDE ÁLAMO

domingo, 3 de mayo de 2009



Ojalá pudiera encontrar las palabras que me gustarían para poder transmitir la sensación tan mágica y placentera que siempre siento cuando al recostarme en la tumbona para leer , los 7 enormes álamos que resguardan de lado a lado mi terraza se mecen suavemente llevados por un aire fresco y suave.
En estos días soleados, siempre consiguen robar mi atención y hacer que poco a poco vaya alejándome de la lectura y sumergiéndome en la maravilla visual, auditiva y olfativa que me regalan y con la que me conquistan.
A veces me parece que los millones de hojas verdes juegan conmigo como las sirenas con los marineros, bailando juntas, rozándose y brillando para mí , contrastando con el azul intenso del cielo de Mayo. Me seducen con su belleza, me secuestran con su ronroneo, me hipnotizan con su olor y los minutos y las horas pasan sin que pueda apartar mis sentidos de ellas.
El suave viento que juega con ellas ya está perdido, consumido. Cuando él, agotado, cesa para descansar y reponerse, la quietud de la que sus verdes hojas y largas ramas son presa, hacen sentir que el tiempo se ha detenido en todo el universo, que son ellos el corazón del mismísimo cosmos y que sin sus bailes y ronroneo el mundo entero va entrando en coma lentamente, abocándolo hacia la muerte. El viento seguramente tiene esa misma sensación porque cuando esta idea comienza a crecer hasta hacerse completamente insoportable para mí, vuelve fresco e intenso para reanimarnos a todos, devolviendo el corazón al universo y la vida al mundo.
Durante el tiempo que dura este mágico embrujo sensorial, mi corazón late al ritmo de la danza de sus ramas, mi respiración se sincroniza con la suave brisa y mis ojos se vuelven verdes como sus hojas, y azul intenso como el cielo, y durante ese tiempo que no existe soy casi parte de ellos. Casi.

13 comentarios:

Lucía dijo...

Pues yo juraría que son chopos...

Espectacular este párrafo: "El viento seguramente tiene esa misma sensación porque cuando esta idea comienza a crecer hasta hacerse completamente insoportable para mí, vuelve fresco e intenso para reanimarnos a todos, devolviendo el corazón al universo y la vida al mundo. Durante el tiempo que dura este mágico embrujo sensorial, mi corazón late al ritmo de la danza de sus ramas, mi respiración se sincroniza con la suave brisa y mis ojos se vuelven verdes como sus hojas, y azul intenso como el cielo, y durante ese tiempo que no existe soy casi parte de ellos. Casi."

Estoy absolutamente fascinada leyéndolo y releyéndolo. Me encanta.

Un beso

Wen dijo...

Luci, jo, muchas gracias. Si te soy sincera, no sé si son álamos o qué XD Hay un camino aquí al lado que está plagado de ellos y lo llaman la alameda... así que supuse que serían álamos...pero vete a saber, yo de árboles no entiendo mucho por desgracia :)
Un besote, muchas gracias.

AdR dijo...

Yo un día seré ciprés, cerca de un cementerio. Pero te leo y me dan ganas de ser álamo, aunque sean chopos en la foto, que no lo sé, que yo también entiendo poco :)

Besos

Estilografic.blog dijo...

Yo tampoco soy muy experto, pero creo que el chopo es un tipo de álamo, ademán del nombre que le dábamos en la mili (los que ya tenemos una edad) al famoso CETME o fusil de asalto. Pero ésa es otra historia que nada tiene que ver con la paz que emana de tu relajante post de hoy, hombrepordios.

Wen dijo...

Adr, jolín, cerca de un cementerio? que triste todo el día estar viendo gente hecha polvo, no? :S Mejor vente de álamo conmigo :D tinvito.

Estilografic, uy uy, si te digo que ni mi padre ni mi hermano ni mi novio , no nignún amigo mío ha hecho la mili.... menuda familia de apátridas XD
Me alegro a que te relaje, a mí me relajó mucho escribirlo... tanto que lo escribí en papel... cosa que yo nunca hago.... para que veas XD

Mariano Zurdo dijo...

¡AAAAAAchis! Para mí que es un chopo, porque yo tengo alergia a los chopos y no paro de estornudar desde que he abierto tu blog, ¡aaaaaaachis! Y tampoco he dejado de disfrutar de esta entrada tan bucólico-primaveral que me transmite mucha paz.
Besitos/azos.

Wen dijo...

Mariano, jajajajajajajajaja, cuánto lo siento lo de tu alergia jope ! Me alegra mucho haber transmitido eso, era justo lo que pretendía :)
Algunas veces, algunas cosas me salen bien :)
Un besote y muchas gracias :)

Trasto dijo...

Yo ahora no puedo serlo cada día, pero en cuanto pueda, seré azul agua de mar permanentemente.
¡Seguro!
Y miraré a los que son verde álamo, y nos susurraremos nuestras cosas.

Besos

PD1: Me ha gustado ésta manera de contar de hoy... hoy ya eras verde álamo.

PD2: Antes de jubilarme he de hacerme urgentemente con un diccionario Verde álamo-Azul agua de mar.

PD3: Para no perderme nada...

Alfman dijo...

precioso wen, me has llevado a agún lugar remoto de la memoria plácido y agradable que hacía tiempo que no disfrutaba, mi infancia estuvo llena de estos árboles y elruido que hacían por las tardes, sus hojas bailando al viento, es curioso, como anécdota que, aun creciendo rodeado de ellos, fueron en un tiempo capaces de matarme, su polinización cerraba mis bronquios con la rapidez de un bar a las 3 y media de la mañana, pero bueno tras vacunarme nunca más han vuelto a hacerme mal, y yo no les guardo rencor la verdad, jaja, bueno lo dicho me ha encantado... hoy empezaré el día al ritmo del waltz del chopo al que no le importa ser lo mismo que un álamo... mientras el sol brille y el cosquilleo del viento alborote su ramas... un besote...

El Litos dijo...

Chopos y álamos es lo mismo, pero siempre vienen con confusiones por que hay dos variedades, el americano (chopo de virginia) y el otro (¿europeo?), pero da lo mismo, la madera de los dos es muy mala, se suele utilizar para la fabricación de papel y cartón.

Además, en algunas zonas de España se llama álamos a los olmos, especialmente al olmo común (Ulmus minor), con lo que álamo viene a significar árbol de alto porte que crece en las riberas de los ríos.

Me he tirado unos años en la poda de arbolitos y algo se queda.

/ \

Wen dijo...

Trasto, :) me dan ganas de darte un achuchón pero de los gordos cuando te leo ... Me voy a guardar para mi esta escena de susurros para acudir a ella siempre que quiera :) Muchas gracias hermosa :)

Alf, si es que me dejáis unos comentarios que madre mía... Me alegra un montón haberte recordado algo bonito o entrañable , me satisface :)
De ex-alérgica a ex-alérgico , un besote

Litos, por fin alguien arroja algo de luz sobre el conflicto chopo- álamo XDDD . Así da gusto joer.
Un saludo :)

Irreverens dijo...

Ya te he comentado que me ha encantado esta entrada.

Y es cierto que intentar leer rodeada de Naturaleza es un ejercicio difícil, pues ésta suele robarle el protagonisme a cualquier libro, por bueno que sea.

Wen dijo...

Irre, gracias guapa :)

 
Inadaptada © 2008. Design by Pocket