sábado, 29 de enero de 2011

REVISIÓN + PROYECCIÓN

sábado, 29 de enero de 2011
- Cuando sienta algo que no me guste por una persona o personas no intentar justificarlo ante mi misma para no sentirme una mala persona, o una rencorosa, o una intransigente. Sino esforzarme en aceptar lo que estoy sintiendo y poner más ahínco en averiguar por qué siento eso.

- Asumir todas las decepciones que vaya sufriendo, como una parte natural de mi carácter. Renunciar a la esperanza me parece un precio demasiado alto que pagar para no sentir decepción.

- Seguir, y seguir, y seguir, hasta que finalmente llegue a la única meta que me he propuesto para este año. Sobre todo no ponerme ninguna más para asegurarme el éxito.

- Entender a que se deben mis impulsos cíclicos de cortarme el pelo yo misma y a lo bestia e intentar evitarlo. En todo caso buscar algún sustitutivo.

- Ser valiente e incorporar personas nuevas a mi vida.

- Aprender a diferenciar los pasos atrás, de los pasos adelante. Parece fácil pero es muy confuso, sobre todo cuando el siguiente paso es igual al anterior, y esto pasa a veces.

- Conseguir no querer hacerme daño deliberada y gratuitamente.

- Aceptar, de un modo positivo, que hoy soy quien soy "gracias" a él y no "a pesar de él"
Son matices, pero importantes.

- Aprender a vivir con la culpabilidad.

- Esforzarme en aceptar los elogios igual de bien que acepto las críticas.

- No darlo por perdido, no lo está.

- En general no luchar de un modo tan intenso contra mi misma, aceptarme, reconciliarme con quien soy.

Deseadme suerte :)

6 comentarios:

Duschgel dijo...

Pues claro que sí: ¡toda la suerte del mundo y más allá!

Creo que la mayoría habremos pasado o estamos pasando (o incluso pasaremos) por esos conflictos, que suelen surgir de uno mismo. Eso sí: no me veo cortándome el pelo a mí misma. Algún desastre acabaría haciendo con las tijeras.

Wen dijo...

Duschgel, muchas gracias :)

Ħαррy єyєs dijo...

Buenos propositos, coincido con muchos de ellos

Un paseante dijo...

Estoy de acuerdo en conjunto, pero alguna cosa me ha rosprendido un poco: "aprender a vivir con la culpabilidad" suena un poco judeocristiano. Salvo que tengas una doble vida inconfesable... ¿culpabilidad por qué?
En todo caso, te deseo toda la suerte del mundo. Y, sobre todo, que recuerdes a diario que la suerte se busca con el arma de la voluntad.

JOAKO dijo...

¡No pienses tanto el la culpa!
La decepción existe, pero es siempre subjetiva, a mi personalmente no me gustan las personas que muestran su decepción ostentosamente, siempre me pareció que muestran su superioridad moral a los demás. Es muy bueno que reflexiones sobre tus sentimientos y los asumas, eso es el principio de al autoconocimiento.
¡ojalá yo pudiese planear todo esto a priori!

Javier Portales dijo...

Has definido muy bien los principios básicos para vivir el día a día. La fuerza de cada uno se mide en la capacidad de superar los golpes que da la vida, que a todos nos caen.

Respecto a tu post del otro día, por mi puedes tener el nombre de Inadaptada "ad eternum", de hecho fue por lo de inadaptada por lo que me animé a entrar. Que también tengo esa idea de mi mismo.

Mucha suerte.

 
Inadaptada © 2008. Design by Pocket