jueves, 16 de junio de 2011

700

jueves, 16 de junio de 2011
No estoy segura de qué día es.
Sé que es 16 porque hoy es el cumpleaños de mi hermano, sé que este es el post 700 de este blog y que ahora son las 9:30. Parece suficiente certeza.
Llevo desde el sábado pasado sin encender el ordenador. No sé cuantos días han pasado pero esta mañana al dar al botón de encendido me he dado cuenta de que hacía días que no recordaba haberlo hecho. Luego he abierto el correo y la avalancha de mails me ha confirmado que han sido unos cuantos, si.
Lo que sí sé es que he dejado un poco de lado a los compañeros indignados de mi pueblo estos días y me he descolgado un poco. He intentado irme enterando de las cosas estos días pero no lo he ni medio conseguido. Me sabe mal, lo siento.
Tampoco he pasado por vuestros blogs , sólo por uno esta mañana, es lo primero que he hecho al encender el ordenador.
Llevo desde el sábado pasado sin aparecer por el trabajo también. Mandé un SMS explicando la situación, me contestaron con un " Lo siento mucho, tranquila" y hasta hoy. Luego mandaré otro para comunicar que he vuelto y que la tienda está abierta y funcionando otra vez.
Tengo el estómago destrozado de comer poco y muy mal, el humor bastante regular de dormir muy poco y bastante mal y el periodo otra vez a su bola... supongo que un poco por la suma de la comida, el sueño y el ánimo.
Sin embargo y con todo lo malo, algunas cosas de mí, he aprendido;
La primera es que no yo soy tan dura como creía y mi hermano no es tan delicado como pensaba.
La segunda es que ver el dolor de la gente a la que quieres es bastante peor que el dolor de uno mismo.
La tercera es muy importante, he entendido por primera vez eso que había oído repetir tantas veces de que cuando un ser amado muere no se va sino que sigue viviendo en la gente que le quería, en sus hijos, en sus nietos, en sus amigos, en su mujer... Lo había oído miles de veces pero nunca lo había entendido hasta ayer. Y es cierto.
La cuarta es que ser atea y enfrentarse por primera vez a la muerte es muy duro, pero al final me he alegrado mucho de serlo y de haber llegado hasta este punto habiendo sido fiel y honesta conmigo misma.
Me he dado cuenta de que no me gusta compartir mi dolor con nadie pero que a veces es necesario hacerlo, y que es bueno.
La sexta es que odio el cristianismo y sus ritos. Son hirientes, obscenos, muy poco naturales y nada sanos para el alma.

Ayer me pasé de 16 a 19 en la piscina... leyendo, tomando el sol, nadando, jugando con los bichitos y canturreando. No me quemé, y además ya no luzco ese tono blanco azulado tan poco sano... mi piel comienza a reactivarse. Falta muy poco para el verano.
Poco a poco vuelvo.

10 comentarios:

El Litos dijo...

Es complicado enfrentarse a la no existencia, pero como bien dices, permanece el recuerdo, y eso es lo que importa.

La mejor celebración posible es hacer lo que le hubiera gustado al ser que deja la existencia, si era cristiano, basta con asistir a esos ritos y fingir interés, sino, una buena borrachera que es lo que hacemos con los amigos.

Cuando abandone la existencia, los que me sobrevivan tendrán que fumarse mis cenizas mezcladas con maría.

/ \

Rick dijo...

Vaya. Ahora sí te estás haciendo mayor. No son los años, son los golpes. Pero, aun con una muerte por medio, los golpes reactivan. Y de todo se aprende algo.
Descansa, relájate y vuelve a la vida. Te sentirás más serena, más fuerte.

Wen dijo...

La no existencia, a eso justamente me refería. Eso es a lo que más temía enfrentarme desde mi vacía de creencias... pero ha ido mejor de lo esperado. Supongo que este es el tipo de cosas que hacen falta vivirlas para comprenderlas, y al final lo he comprendido de un modo natural y bonito, me he quedado muy triste, pero muy muy tranquila y en paz. En parte hasta un poco contenta.

Rick, efectivamente, son los golpes...y cómo los encajamos supongo. Muchas gracias, eso espero.

Besos a los dos, muchas gracias

Belén dijo...

Besicos, guapa... ya verás como poco a poco se pasa, como decía mi bisabuela, no siempre duele tanto, pero al principio es tan duro...

Besicos

Carlos Añejo dijo...

Vaya... lo siento mucho, Wen.

Y espero que dure poco el dolor.

Besos.

Jorge Arbenz dijo...

Siento el mal trago, no te digo más porque no sirve de nada, pero lo siento de verdad.
Un abrazo muy fuerte.

Expediente X dijo...

Lo siento >_-

Trasto dijo...

A veces se aprende a vivir muriendo un poco...
Siento la pérdida, Wen.
Una abraçada forta.

Wen dijo...

Belén, muchas gracias. Sí es duro, sí.

Carlos, gracias. Y gracias por pasar, me ha alegrado mucho leerte.

Jorge, muchas gracias, estoy mejorcita.

Expediente X, muchas gracias Javi

Trasto, eres de las únicas personas en el mundo hacia las que siento unos deseos irrefrenables de abrazar.. y más cuando me dices esas cosas. Tienes toda la razón, me he sentido menos perdida estos dos últimos días que en toda mi vida. Merci, un didalet:)

Muchas gracias a todos y besos

Javier Portales dijo...

Yo he estado fuera del universo multimedia durante unos cuantos dias, aunque por motivos menos dolorosos.

Siempre se hace rara la muerte de alguien, que un dia ya deja de estar ahi para siempre. Pero al fin y al cabo la muerte forma parte de la vida y tambien hay que saber lidiar con ello.

Un beso, Wen y a animarse

 
Inadaptada © 2008. Design by Pocket