sábado, 17 de octubre de 2009

MI MEJOR CLIENTE

sábado, 17 de octubre de 2009
Íker no es el cliente que más dinero se gasta en mi tienda, pero es con diferencia, el mejor.
Tiene 5 años y viene todos los sábados, llueva, truene o nieve. Normalmente viene con su madre y casi siempre con sus abuelos y tiene muy claro lo que puede y lo que no puede comprar. Su madre le compra 3 cositas y sus abuelos otras 2. Siempre así, cada semana.
Viene por la mañana con sus ricitos rubios y su sonrisa de oreja a oreja, se sienta en el mostrador a mi lado, le doy un catálogo ( que se sabe de memoria y por los nombres casi mejor que yo ) y empieza a pasar las páginas mientras su madre y abuelos le dicen descojonados de la risa que para qué lo mira si se lo sabe de memoria. Le tratan con un montón de dulzura y de cariño que se nota a dos kilómetros, están enamoraditos de él, y no me extraña. No compran en función del dinero que cueste cada artículo, Íker puede coger lo que quiera independientemente del precio que tenga siempre y cuando coja 5 artículos, nunca más. Por ejemplo hoy, tenía ya 4 cosas elegidas, le quedaba una, y él quería dos cosas de 1 euro, pero esas no son las normas, las normas dicen que como mucho 5 y se lo han recordado cariñosamente, el peque lo ha aceptado sin más y ha cogido un quinto artículo de 7 euros.
Me ha sorprendido porque es una manera de educar que deja ver los resultados por sí mismos. El niño jamás pide más, no se emberrincha, no llora, no insiste. Yo, que veo muchos niños al cabo del día soy consciente de que esto no es , ni mucho menos, lo normal. Los niños insisten, lloran, se enfadan, algunos hasta gritan... pero Íker y sus rizos no, él sabe cual es el trato, 5 cositas a la semana y lo acepta como todo un hombrecito. Si todos los padres y abuelos aprendieran y tuvieran la misma delicadeza y cariño que los suyos... las cosas serían muy diferentes, estoy segura.
A mí, sinceramente me alegra todos los sábados por la mañana con su pronuncación perfecta de todos los artículos y su determinación y obediencia... vamos... que me lo quedaba para mí !!...


PD: Ya sé que estoy un poco vagoncia últimamente con el blog..... a ver si se me va pasando...

20 comentarios:

Irreverens dijo...

Supongo que se trata de ir estableciendo normas sin irlas cambiando cada dos por tres.

Me temo que muchos padres hoy dicen blanco y mañana, negro. Y luego los niños no saben a qué atenerse y empiezan a despotricar por todo.

Enhorabuena a la familia de Íker por saber educar.
:)

Feliz sábado, piltrafilla.
:P

vitruvia dijo...

Vale, Irre, gracias por fastidiarme la oportunidad de ser la prime, yo que abrí el apartado coment toda ilusionada, jajajajaj.

Bueno, me parece que tienen claro lo que hay que hacer, y que el niño lo tiene asumido, algo que ya les abre muchas puertas de cara a la educación, por lo que se trasluce que van por buen camino. Pero a mi lo que me escama es que cada sábado sin faltar uno le compren todas esas cosas, quiero decir, debería saber de qué es la tienda para tener una opinión sobre lo adecuado de tanta compra (con esto no digo que tengas que decir de qué es la tienda). No sé si comprar por costumbre es buena idea. Ainssssss, no sé cómo explicarlo!!!! Jo, quiero decir que el consumismo tampoco es una buena línea de educación, pero claro no sé si son chuches, bolas chinas o........ sobres de cromos. No sé, no me hagas caso. Lo que está claro es que si el niño acepta las normas el camino es el correcto.

vitruvia dijo...

Vale, he releído y creo que ahora puedo explicarme mejor.
Vamos a ver, no dudo de que Iker esté bien educado, de lo que dudo es de si la norma de la que hablamos, la de comprar cinco cosas, es la más adecuada para educar. Teniendo en cuenta esta norma, para Iker no hay límites, y él lo sabe, por lo que la acepta obedientemente. Sólo ha de esperar equis semanas para acceder a todos los productos de la tienda, lo que según los expertos es contraproducente. En cambio, lo ideal sería que tuviese una cantidad asignada para gastarse y que él la repartiese como mejor quisiera, es decir, tengo diez euros y yo elijo si quiero un producto de diez euros o diez de uno. Si quiero algo que valga más de diez euros es una meta que yo tendré que conseguir con mi esfuerzo, y aquí los padres premiarían cualquier cosa que creyesen conveniente: buenas notas, tareas extra en casa.... etc(algo que a lo mejor ya se produce, no digo que no, pero es raro que cada semana tenga el mismo premio, parece más bien una norma no un premio, lo que me da que pensar)

La sensación que yo he tenido es que este niño, para la edad que tiene, ya tiene a padres y abuelos a sus pies, lo que no siempre se refleja necesariamente en berrinches y gritos.

EUREKA dijo...

¡Ay, lo complicado que tiene que sera educar a los hijos! ¡miedo me va a dar cuanto me toque el turno! Pero la verdad es que así da gusto...

Un paseante dijo...

Bueno, si el niño tiene claros sus límites y no se pone borde, bien: eso quiere decir que hay un orden en casa. Me ha gustado lo de la pronunciación perfecta; no sé por qué, pero esas cosas me impresionan, tal y como va la infancia.
Quizá lo de poner límite en la cantidad de cosas y no en el precio sea debido a que tal vez no tenga aún conciencia de lo que es valor y precio; supongo que ése será el próximo paso. Mi ex y yo hicimos algo parecido con nuestras hijas y salieron bastante bien.

Jove Kovic dijo...

Me parece excelente marcar unas pautas de socialización a los niños, sobre todo si son adecuadas.
¿ Puede ser de chuches la tienda, o una pastelería? Porque una de ésas que te gustan a ti, no creo, ¿ verdad?
Petons, Wen.

Wen dijo...

Irre, estoy de acuerdo en lo que dices de la constancia. La verdad es que me he topado con niños muy bien educados en mi trabajo y con niños muy mal educados... para ser objetiva ganan los mal educados. Los muy mal educados y los bien educacados escasean más. XD Piltrafilla dice....

Vitru, pues no vendo chuches, pero para el cas valdría porque lo que yo vendo es de un solo uso, osea que al niño le dura un día. A mi no me arece mal, ni consumista... es una cosa que el crío disfruta mogollón y se nota y me parece bien que le enseñen a utilizarlo y compartan con él eso que tanto le gusta. Es una familia súper normal... no sé, yo no le veo el probelma, pero claro, yo no soy madre. Lo que es evidente es que el crío está muy bien educado, eso se nota a 3 KM.

Eureka, miedo me da a mí tb cuando lo pienso.... ufff. Gracias por la visita :)

Paseante, es que pronuncia todos los nombres ingleses y catalanes super bien, jajajaaj y claro, eso es porque se debe poner con los padres a ver el catálogo.. porque ese crío, obviamente no sabe leer... jajajaj yo por eso flipé el primer día, pensaba que lo leía !! Que gracia lo de que tus hijas han salido bastante bien XDD. Estoy de acuerdo cn que es pequeño para liarle con cosas de precios... ya tendrá tiempo para eso cuando crezca un poco más... es una pelotilla rubia XDD

Wen dijo...

Jove, jajajajaja, que he tardado tanto que te has colado !!
Pues no es de chuches ni de nada comestible, nop. Y no, tampoco es una de esas que me gustan XD
A mí tb me parece muy requetebién !!!

Jove Kovic dijo...

¿ De un sólo uso? ¿ Sólo los fines de semana? ¡ Condones! Ahora entiendo mi escaso porcentaje de éxitos: el fornicador precoz arrasa con todas.

Wen dijo...

Jajajajajajajajajajja

Un paseante dijo...

Me lo has quitado de la boca, Jove; el pensamiento, no el condón.
Pero mejor: así, el que queda mal eres tú.

El Litos dijo...

Me parece bien que le eduquen de esa manera, pero si además le pusieran un tope en el precio, sería mejor.

/ \

Wen dijo...

Paseante, jajajajajajja, que no vendo condones, no.... Reconozco que mi sector de trabajo es un pelín extravagante, pero vamos..... XDD

Litos, con 5 años.. a mí me parece que de momento lo que tiene que aprender es a obedecer y aceptar lo que sus padres le digan y poco más..... para las cosas de dinero ya tendrá tiempo el pobre....

Belén dijo...

Yo creo que críar a un hijo es mas dificil de lo que parece... y la verdad esos padres al menos en esas cosas lo hacen bien, porque así el niño sabe a qué atenerse...

Besicos

Irreverens dijo...

Entiendo lo que dice Vitru. De hecho, a mí me "hacían currar" para conseguir las "chuches" que me apetecían.

Por ejemplo, recuerdo un verano en que mi hermano y yo nos lo pasamos lavando los platos de la comida porque habíamos querido que nos compraran no sé qué juego para ir de vacaciones.
:)

Flora dijo...

Y esta vez yo voy a ser de las últimas..... XDDD

A mí esta historia me ha parecido preciosa y puedo decir que a cada padre o madre le funcionan distintas estrategias para criar a sus hijos.
Da gusto mirar niños así por la calle, te dan ganas de ponerte al lío y hasta te devuelven la fe en la especie humana.
Besos

Lucía dijo...

Y si no sabe lo que es una cosa hace como nosotros, que te preguntamos: ¿Y esto qué hace? y tú, ni corta ni perezosa nos respondes "¡PUM!" :P.

¿Sabes lo mejor del post? Que sus padres y sus abuelos han conseguido contagiarte la ternura y a ti también se te cae la baba con Íker.

Besitos!

Esencial dijo...

A mí me parece una buena forma de educar al niño. Al fin y al cabo los niños tienen una percepción diferente a la nuestra y hay que ponerse también en su lugar.

Iker tiene sus necesidades afectivas cubiertas, y están utilizando un medio de hacerle entender con un equilibrio entre permisividad y autoridad, que me parece muy justo y beneficioso para el niño. El siguiente paso, como dice Paseante, será hacerle entender el valor económico de las cosas.

Es bueno imponer límites. Siempre y cuando sean fácilmente entendibles para el niño y él no se vea encorsetado en exceso. Pero es positivo que aprenda que debe respetar.

Tengo curiosidad por saber qué vendes, jejeje

Un beso guapa!

AdR dijo...

Puedo pedir cinco cosas ¿no?
Vale.

Iker
Iker
Iker
Iker
Iker sigas escribiendo

XD

Besitos.

JOAKO dijo...

Yo con mi hijo Darío llevo siempre pactado de antemano lo que vamos a comprar, es mágico, nunca se enfada, incluso si no queda lo elejido y tiene que variar la elección, yo creo que si anticipamos lo que va a pasar evitamos berrinches.

 
Inadaptada © 2008. Design by Pocket