jueves, 28 de octubre de 2010

TEST

jueves, 28 de octubre de 2010
Mis padres encontraron hace poco unas pruebas que me hicieron en el instiuto. El típico test que te hacen para orientarte a la hora de ir dirigiendo los futuros estudios, de esos que te pasas dos o tres días contestando preguntas raras.
Vamos, en lo que se supone que debías basarte, entre otras cosas, a la hora de elegir carrera universitaria.
Me contaba mi madre que había sacado un 98 % en aptitudes reflexivas.
Por lo visto , aunque tenía una clara preferencia por las humanidades y ciencias sociales, para lo que tenía mejores aptitudes era para estudios técnicos y científicos.

Yo hice letras puras, latín e historia del arte. Posteriormente me matriculé en Geografía en la Complutense, pero no era lo que esperaba y me cambié al año siguiente a Historia del arte.
No la acabé, pero no porque no me gustara, simplemente me independicé jovencita y no fuí capaz de trabajar 8 horas o más al día y terminar la carrera, con cambio de ciudad y de universidad de por medio. No me supone ningún problema ni me arrepiento lo más mínimo, pero sí me habría gustado terminarla.

Tuve un profesor particular de mates que siempre me dijo que tenía muy buena cabeza para las matemáticas, y que era una pena que les hubiera cogido tanta manía. Yo tenía 14 años y no le hice ni caso, claro.

Una pena, porque los últimos diez años he pensado cientos de veces lo mucho que me habría gustado estudiar matemáticas o física.
Me interesa la ciencia bastante más que cualquier otra cosa. No es que no me interese la historia o las humanidades, yo soy muy cotilla, a mí me interesa casi todo ( XD ), pero no del mismo modo, yo sé que no del mismo modo.

Puede que los test esos que todos hacíamos a lo tonto, porque pensábamos que eran chorradas y sólo servían para no dar clase los dos o tres días que duraban, sí sirvieran para algo.

Recuerdo con terror las clases de matemáticas del colegio, cuando era pequeña, y me temo que algo tienen que ver en todo esto.


Una lástima.

12 comentarios:

Un paseante dijo...

Lo malo de esos test es que no creo que fuesen muy profesionales. A mí también me los hicieron, y como se basaban en las contestaciones que dabas la cosa no era muy fiable: todo dependía de la mala leche o lo retorcido que estuvieses ese día. Quiero decir que no recuerdo que hubiese ningún tipo de pruebas valorativas. Y así claro, a mí me salió que mis tendencias y aptitudes básicas eran "literarias, musicales y de contacto personal". O sea, un churro.

Raúl dijo...

Es el gran problema de la enseñanza de las matemáticas, que cada uno tenemos nuestra forma personal de que nos gusten de entrada, y como en el momento adecuado no gusten, no gustan ya en toda la etapa escolar.
Yo te recomendaría, en el caso de que te guste estudiar, examinarte, etc..., matricularte en Física una vez que acabes Historia del Arte, por ejemplo, por la UNED. Yo me matriculé en una asignatura de la carrera de Matemáticas el año pasado por la misma razón que cuentas tú. Lo dejé, eso sí, mi problema es que me gustan demasiadas cosas y por mi me matricularía a casi todo, pero no se puede, y este año ya estoy con algo más orientado a conseguir trabajo 'de eso'. Yo estudiaría Bellas Artes, Historia, Historia del arte, Geografía, Física... Aparte, creo que la carrera que tenía que haber hecho en lugar de Filosofía es 'Historia'. Igual me equivoqué de carrera, porque lo que más me interesa de la filosofía es su historia. Es más, me interesa la historia casi de cualquier cosa. Saber de dónde vienen las cosas y porqué.

Eso sí, las ingenierías y carreras prácticas no me interesan, nunca he sido muy práctico. En fin, no quiero decirte lo que creo que debas o no debas hacer, porque obviamente no lo sé, cada persona es un mundo, sólo decirte que si se te pasa por la cabeza, anímate, no te quedes con el gusanillo.

Y que no te dé miedo la dificultad, todas las cosas son accesibles de una forma u otra si se quiere. Y además tendrías la ventaja de que la estudiarías a tu ritmo y sin ninguna presión. Te he dicho Física porque creo que la carrera te puede gustar más que Matemáticas, además ya tiene matemáticas de sobra.

Aitor Maiden dijo...

Dios, a mí también se me daban bien las matemáticas hasta que tuve a un profesor chungo, las suspendí, y pasé de ellas. Y con ello, pasé de física, química, biología,... Y me puse a declinar palabras en latín y griego.

David dijo...

Yo nunca me fie de esos tests....
Además nunca ponían ni el nombre de quien los había "diseñado, descubierto"
Por que a ver... si tan xulos son... si tan fiables son... que tengan los huevos de dar la cara... y así si a alguien le dicen que sólo sirve para literatura y resulta que es un genio matemático... podrá el chaval ir a la empresa de los tests... preguntar por el listo de los cohones que diseño el test 14A_c... entrar en su despacho y mientras le hace un calvo en su jeta decirle TOOOOOOOMAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA literatura

Duschgel dijo...

No sé si alguna vez hice algún test de esos. Sí que sé que me daba un poco de yuyu la profa de mates de mi cole, y eso me desmoralizaba. Definitivamente, esas cosas influyen.

De todos modos, yo me tiré por las letras puras. Estudié exactamente lo que me gustaba. Nunca tuve duda en ello.

Lo único que se sale quizás del campo es la informática, que me gusta bastante. Pero no me moriré si no lo estudio.

Seguro que algún día podrás retomar los estudios. Mientras no tengas hijos, tienes posibilidades de que en algún momento puedas ponerte a ello si puedes combinarlo con el curro. Porque, la verdad, importa un pimiento la edad a la que se ponga a estudiar uno.

Blanca dijo...

...o no

JasJ dijo...

Creo que no hice uno de esos test nunca. Creo, si no me falla la memoria. Porque para mí todos los papeles me parecían lo mismo, exámenes...no tengo ni la más mínima idea de cuál habría sido el resultado. Eso sí, la mayoría de los profes que tuve en mi infancia y sobretodo en la adolescencia les dijeron a mis padres que era un cabra loca y que no tenía futuro ni haría nada especial ni sería nadie. Supongo que no les faltaba razón pero oye, yo no me veo tan mal :D

Anónimo dijo...

Yo sólo recuerdo dos conclusiones de un test de esos:
1- que tenía una memoria inmediata alucinante.
2- que era extraordinariamente buena imaginando estructuras en 3 dimensiones.

¿Para qué sirve eso? Ni idea... Y así estoy, que todavía no sé qué quiero ser de mayor.
XDDD

Irre

Belén dijo...

Cuando era pequeña y empecé el colegio, yo ya sabía leer... no era nada especial, con mis hermanos por ahí pululando, em enseñaron a reconocer las palabras a modo de juego... pues bien, me hicieron un test de esos de inteligencia con tan mala suerte que me pillaron convaleciente de la gripe... saqué menos de 70... vamos, que era lo que llaman casi fronteriza... mi madre les explicó que estaba mala y lo repitieron... saqué 160, con lo cual era super lista... continué en el mismo colegio, y mi madre aún se ríe cuando recuerda el tema...vaya profesionales, siempre me dice...

Jamás le he hecho caso a esas cosas, creo que cada uno puede llegar a saber qué es lo que se le da bien hacer...

Besicos

AdR dijo...

Compañera de carrera, a mí también me hicieron un test de esos, y cuando lo acabé el director llamó a mi padre a consultas... Lo que hablaron de mí no lo sé, aún sigo sin saberlo y mi padre se lo guardó.

Igual le dijo que iba a ser alguien importante... juas.

Besos.

Wen dijo...

No sé qué deciros la verdad... tampoco sé bien el motivo de este post ni del siguiente, ayer tuve un día raruno.
Sólo que gracias por pasaros y dejar vuestros comentarios :)

JOAKO dijo...

nunca es tarde, por lo menos si estas vivo.

 
Inadaptada © 2008. Design by Pocket